Salud Auditiva

 

¿CÓMO REPERCUTE EL RUIDO EXCESIVO?

 

Salud física: uno de ellos es la perdida de audición. Ha sido comprobado que la exposición a altos niveles de ruido tiene una relación directa con la pérdida de audición.

  1. Puede afectar también en el sobrepeso, por la tensión o ansiedad que genera en las personas, lo que provoca el consumo de alimentos en exceso debido a la ansiedad.
  2. Pérdida del sueño la noche es necesario ruidos inferiores, sobre los 30dB, para garantizar el silencio para el descanso.
  3. Problemas cardíacos, los altos niveles de ruido provocan que nuestro organismo reacciona activando las respuestas hormonales nerviosas y provocando un aumento de la tensión arterial.

Salud psicológica: es muy común la falta de atención en niños y también adultos debido a el exceso de ruido. Pero cabe mencionar que los más afectados son los niños por sus oídos más sensibles y en el desarrollo de sus actividades.

También puede provocar estrés y mal humor en las personas, debido a las diferentes formas en la que afecta también en su salud física, como la pérdida del sueño.

Salud y sociedad:  por que nos genera estrés, nerviosismo o irritabilidad, el ruido puede llevar a una sociedad más agresiva y apática. También puede provocar trastornos del aprendizaje de la memoria, disminuye la motivación, e incrementa la irritabilidad y la agresividad; dado que interrumpe actividades educativas.

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Estudios demuestran que las personas expuestas al ruido crónico, presentan niveles de cortisol más alto en comparación con aquellas personas expuestas a zonas no ruidosas o de menor intensidad. Los resultados de este tipo de análisis pueden variar dependiendo del tipo de ruido al que está siendo expuesta la persona, ya sea laboral, recreativo, etc ya que esto determina si está causando estrés en la persona. También existen otros factores que influyen en este tipo de pruebas, por ejemplo, si la persona participante tiene consumo del alcohol como medida de evasión del ruido, debido a su efecto relajante, sin embargo este tipo de factores no han sido realmente probados y además su relación de causalidad no es clara dado que las personas con mayor estrés tienden a consumir mayor cantidades de alcohol y tabaco.

Sin embargo, estos estudios nos permiten concluir que el ruido crónico, aumenta los niveles de cortisol de forma significativa, lo que más tarde causa estrés y depresión en las personas. Tomando esto como referencia, podemos comenzar a buscar maneras de disminuir las afectaciones a causa del ruido, como por ejemplo disminuir las  emisiones de ruido en el ambiente, centros urbanos, motores de vehículos de transporte y construcción, etc.

Esto se podrá lograr, únicamente en la medida en que se comiencen a diseñar mejores planes de viabilidad, motores menos ruidosos, y se implementen equipos multidisciplinarios que puedan prevenir este tipo de problemáticas.

Estudios encontraron que existe una gran relación entre la exposición al ruido ocupacional durante el embarazo en madres que habían trabajado jornadas de tiempo completo y un mayor riesgo de bajo peso al nacer. Estos resultados se arrojaron principalmente en ambientes laborales que se han clasificado como ruidosos.

También se encontró una asociación con el peso al nacer en el análisis de regresión lineal, que mostró una disminución en el promedio de peso en los grupos expuestos de 13 y 12 g en comparación con el grupo no expuesto; es decir, la exposición al ruido en el embarazo produce un efecto en el feto que es equivalente a fumar un cigarrillo cada dos días durante el embarazo.

También se observó una asociación entre la exposición ocupacional al ruido y el parto prematuro en el grupo de ruido intermedio (75–84 dBA), pero no en el grupo de alta exposición (N85 dBA). Por lo tanto, no se encontró una indicación clara en este estudio de un efecto de la exposición ocupacional al ruido en la duración de la gestación.

Los hallazgos de este estudio están alineados con estudios epidemiológicos previos sobre la exposición al ruido ocupacional y los efectos del nacimiento, que en conjunto indican una asociación.

La exposición al ruido es un factor estresante que activa el sistema simpático y endocrino a través del eje HPA. Esto conduce a un aumento en el nivel de hormonas del estrés, una presión arterial elevada y un aumento de la frecuencia cardíaca. Durante el embarazo, la placenta integra los ejes HPA de la madre y el feto, que actúan como tres sistemas neuroendocrinos separados (Voltolini y Petraglia, 2014). Durante el estrés a largo plazo con niveles de cortisol altos y constantes, estos sistemas pueden sobrecargarse e inhibir la transformación de la placenta del cortisol activo en cortisona inactiva y, en cambio, transferir la hormona cortisol sin alterar al feto, lo que lleva a una reducción en el crecimiento.

 

El estrés inducido por el ruido también puede dar lugar a un aumento de la presión arterial en la madre, y la hipertensión gestacional en estudios reproductivos anteriores se ha relacionado con la edad pequeña para la edad gestacional.

 

Se encontraron muchas ocupaciones altamente expuestas al ruido dentro de un grupo socioeconómico bajo, y aunque todos los análisis se aplicaron en torno a la educación, se realizó un análisis específico para evaluar cualquier confusión residual.

Este análisis se limitó a las madres con educación preescolar o secundaria. La misma asociación entre la exposición al ruido ocupacional y los efectos del nacimiento se observó en este grupo que en la muestra completa, lo que demuestra que el aumento no se debió a factores de educación y tampoco se debe a diferencias en el poder adquisitivo de las madres.

La evidencia de los efectos del ruido ambiental en la salud es mayor en cuanto al sueño y el rendimiento cognitivo en adultos y niños.

La exposición al ruido ocupacional también muestra cierta asociación con el aumento de

presión sanguínea. Las relaciones dosis-respuesta se pueden demostrar por medio de molestias y, menos consistentemente, por presión arterial.

Los efectos del ruido pueden ser clasificados bajo “calidad de vida” en lugar de enfermedad y lo que estos pareciera que carecen de gravedad están compensados por el número de personas afectadas, ya que estas evidencias son muy comunes.  

Los seres humanos no suelen ser receptores pasivos de la exposición al ruido y pueden desarrollar estrategias de afrontamiento para reducir el impacto de la exposición al ruido.

Si a la gente no le gusta el ruido, puede actuar para evitarlo alejándose de

ambientes ruidosos o, si no pueden alejarse, desarrollando estrategias de afrontamiento, estas pueden ser adaptativas y no-adaptativas; suelen ser elementos de las no adaptativas las que conllevan problemas de salud (comer, tomar, no hacer ejercicio, estar de mal humor, etc.)

Hacer frente al ruido de forma activa puede ser suficiente para mitigar los efectos negativos.

También puede ser que el ruido sea más dañino para la salud en situaciones donde interactúan varios factores estresantes y la carga general (allostatic load) pueda llevar a una excitación crónica o estados de indefensión.

La mayoría de las personas expuestos al ruido crónico, por ejemplo dentro de los principales aeropuertos, parecen tolerarlo, sin embargo, estudios sugieren que los niveles de molestia no disminuirán con el tiempo. Otra posibilidad es que la adaptación al ruido solo se logre con un alto costo para la salud, es decir, la habituación al estrés al ruido y el estrés lleva consecuencias sobre el cuerpo y la salud.

Evans y Johnson encontraron que mantener un desempeño de tareas en oficinas ruidosas estaba asociado con un esfuerzo fisiológico y una respuesta hormonal adicional.

Sin lugar a dudas, es necesario realizar más investigaciones para aclarar esta compleja área, incluida una mejor medición de la exposición al ruido y los resultados de salud.

Estudios de exposición al ruido ocupacional y ambiental sugieren una asociación con la hipertensión, mientras que los estudios comunitarios solo muestran relaciones débiles entre el ruido y las enfermedades cardiovasculares.

La exposición al ruido de las aeronaves y el tráfico rodado se asocia con síntomas psicológicos, pero no con un trastorno psiquiátrico clínicamente definido. Tanto en estudios industriales como en estudios comunitarios, la exposición al ruido se relaciona con una mayor secreción de catecolaminas (norepinefrina)

En los niños, la exposición crónica al ruido en los aviones afecta la comprensión de lectura y la memoria a largo plazo, en otras palabras tiene efectos negativos sobre la capacidad y el desarrollo cognoscitivo y puede estar asociada con un aumento de la presión arterial.

Se necesitan más investigaciones que examinen las estrategias de afrontamiento y las posibles consecuencias para la salud de la adaptación al ruido.

¿Cómo limpiarse los oídos correctamente?

– Tomar un algodón y remojarlo un poco con agua, sin que quede totalmente empapado.
– Limpiar con cuidado los alrededores de los oídos y detrás de ellos, de manera que no queden residuos ni suciedad acumulados.
– Limpiarse de manera regular los oídos junto con tu aseo personal diario.
– Evitar introducir objetos extraños en tus oídos.
– Los isopos o cotonetes no son muy recomendados.

Te recomendamos tener mayor atención en la limpieza tras visitar lugares como albercas que son fuente de infecciones de oído.

¿Cada cuánto es recomendable hacerse revisión en los oídos?

Por lo general es recomendable hacer una visita al otorrinolaringólogo una vez al año para revisión y limpieza, especialmente si se es mayor de los 40 años de edad. Lo ideal es que se aplique una audiometría.

Si es un paciente que padece de diabetes, hipertensión o colesterol alto, lo ideal es que se realicen exámenes cada 6 u 8 meses.

La información presentada no sustituye una consulta médica, si se tiene alguna duda le recomendamos consulte a su médico de cabecera.

¿Cuándo es recomendable proteger sus oídos?

Los tapones para oídos son utilizados para varias funciones, una de ellas es para minimizar ruidos fuertes, lo más recomendable para evitar un daño sería utilizarlos para ruidos que superen los 140 dB ya que a partir de ahí puede haber una ruptura del tímpano. Los protectores auditivos pueden atenuar el ruido a una media de 30 dB de intensidad, es recomendable usarlos si se trabaja en un lugar con mucho ruido por más de 8 horas diarias.

La información presentada no sustituye una consulta médica, si se tiene alguna duda le recomendamos consulte a su médico de cabecera.

¿Medicamentos que pueden provocar discapacidad auditiva?

Temporal o Permanente

Algunos medicamentos producen una pérdida de audición temporal (cambio temporal de umbral auditivo). Una vez que se deja de tomar la medicación, se recupera la capacidad auditiva. Sin embargo, otros medicamentos pueden producir un daño permanente en el oido interno y provocar una pérdida de audición permanente (cambio permanente del umbral auditivo).

Entre los medicamentos que pueden producir una pérdida de audición temporal se incluyen la aspirina, si se ingieren grandes dosis, y los fármacos esferoidales antiinflamatorios como el ibuprofeno y el naproxeno.

Antibióticos y fármacos contra el cáncer

Entre los medicamentos ototóxicos que causan un daño permanente se incluyen ciertos antibióticos aminoglucósidos, en particular, la gentamicina, estreptomicina y neomicina, y los fármacos usados en quimioterapia para el tratamiento del cáncer como la ciclofosfamida, cisplatino, bleomicina y carboplatino. La pérdida de audición por consumo de medicamentos es muy común entre las personas con enfermedades de riñón o con problemas auditivos previos según la WebMD, página web estadounidense que proporciona información sobre salud.

Medicamentos diuréticos

Los medicamentos diuréticos, como la furosemida o bumetanida, que se emplean para tratar la hipertensión y el paro cardíaco pueden producir también pérdida de audición. Este tipo de medicamentos suelen provocar pérdida de audición con mayor frecuencia, si se toma más de un fármaco de esta clase al mismo tiempo, señala ASHA.

Revisión auditiva

Si se va a comenzar a tomar algún medicamento ototóxico, deberán acudir al otorrino para que se realice una revisión auditiva antes y durante el tratamiento.

La información presentada no sustituye una consulta médica, si se tiene alguna duda le recomendamos consulte a su médico de cabecera.

 

Si tienes alguna duda respecto a la salud auditiva, puedes preguntarnos aquí:

Recuerda que no es una plataforma médica; por lo que si tienes alguna consulta médica te recomendamos asistir con tu doctor de cabecera.

Nosotros

Sociedad y campañas

Contacto

Sonido y Ruido

Ruido en la ciudad

Problemas Auditivos

Saludo Auditiva

 

 

Print Friendly, PDF & Email